15 sept. 2010

SÍNDROME DE LAS ARENAS DEL SAHARA


SÍNDROME DE LAS ARENAS DEL SAHARA

UN PROYECTO DE CARLOS G. DE CASTRO + COLECTIVO DAÑOS COLATERALES

Partiendo del convencimiento de que el arte, por medio de la representación, puede ser útil al progreso de los seres humanos al dar visibilidad a formas de opresión y de injusticia, que no se reconocen en los canales habituales de la iconosfera mediática y que por lo tanto difícilmente pueden ser combatidas, hemos planteado nuestra pieza como un ejercicio de memoria, visibilidad y resistencia. La acción se centra en la historia del enquistado conflicto a tres bandas del Sahara Occidental y toma su nombre de la queratitis lamenar difusa, una afección visual conocida como SÍNDROME DE LAS ARENAS DEL SAHARA, que causa una disminución uni o bilateral de la agudeza visual y en sus estadios más graves puede llegar a producir severas reducciones del campo de visión.

La República Árabe Saharaui Democrática (RASD) es una nación sin estado formada en el territorio de la antigua colonia española del Sahara Occidental, desde que la metrópolis la abandonara a su suerte en 1976 y Marruecos la ocupase junto a Mauritania ese mismo año . Desde entonces España – que tiene una deuda pendiente con el pueblo saharaui –, así como el resto de la Comunidad Internacional, ha ido poco a poco eliminando de su campo de visión este conflicto que, condenado al ostracismo, ha sido víctima de una agenda política aquejada del síndrome de las arenas del Sahara.

Ante esta coyuntura, se hace indispensable un diagnóstico urgente de la enfermedad, que posibilite el tratamiento necesario para la recuperación del paciente. En este caso, recuperar la visibilidad de la historia del pueblo saharaui y llamar la atención sobre la importancia de devolver el caso a las mesas de negociaciones, a fin de que se cumplas las resoluciones de la ONU respecto al Sahara Occidental, entre otras poner fecha definitiva y efectiva al referéndum de autodeterminación.

Nuestra pieza, siguiendo las premisas marcadas, consiste en la escritura sobre arena mediante henna (u otro pigmento autóctono) de las diversas resoluciones de la ONU –en relación al Sahara- desde 1975 hasta nuestros días, que Marruecos, España y la Comunidad International parecen no ver. Esta acción se llevará a cabo en los alrededores de Tifariti, recreando de este modo un enorme test de agudeza visual oftalmológico.

La elección de la arena y el pigmento autóctono como materia prima del proyecto no es casual, pues este material es uno de los recursos económicos explotados por las potencias en liza. Tanto es así, que del Sahara Occidental salen cada año miles de toneladas de áridos para satisfacer la demanda comercial española , sin que el pueblo saharaui, que con esta acción ve empobrecida las tierras fértiles de su litoral atlántico, perciba compensación alguna.

El SÍNDROME DE LAS ARENAS DEL SAHARA se configurará así en una acción efímera “ya que las resoluciones de la ONU se las llevará el viento”, es decir, el uso de pigmento acuoso sobre la arena tendrá una duración muy limitada que dependerá directamente de las condiciones atmosféricas.

No hay comentarios :